domingo, 8 de septiembre de 2013

Boda de mi madre. Discurso

7- 9- 2013 ... Se casa mi madre, un sinfín de palabras y sentimientos pasan por mi cabeza, mi madre quiere que en la celebración le dedique unas palabras, acepto...

"Queridos amigos, amigas, familiares y todos en general

Cuando una pareja decide casarse, toma no solo la decisión de la unión de ambos en una relación previa firma de un documento. No… El matrimonio no consta de esa firma, el matrimonio más que un acto, una  celebración, una fiesta, un convite… más allá de todo, el matrimonio es amor. Es una gran prueba de amor. Una etapa donde el corazón dicta con quien quiere latir el resto de sus días.

Matrimonio tiene que ir ligado a la palabra amor. Y hoy, os aseguro que sois testigos de ello. Hoy no solo deciden casarse dos personas, hoy deciden unirse para dejar de utilizar el “tú y el yo” y empezar a decir “nosotros”. Hoy todos y todas sois testigo de ello.

Servando, ahí, justo al lado, tienes a mi madre, llevas mucho tiempo tratándola como se merece, amándola y respetándola. Ahora, no te pido más de lo que haces. Sé que le haces feliz y justo eso es lo que quiero.
Quiero que la mimes, le des ánimos en los momentos difíciles, tengas siempre esos detalles de enamorado que tienes con ella, quiero que la ames por encima de todo.

Mamá, Servando no es solo tu novio, me ha tratado como un hijo, se ha portado como un padre. Ha estado en los momentos difíciles y se ha ganado el respeto y el cariño de tus hijos.
Te pido que la ames de la misma manera que el lo hace contigo, te mereces alguien que te haga feliz y ese alguien se llama Servando.


En las citas de la biblia, hay una especialmente que habla de amor, bajo mi punto de vista es la mejor definición de amor que nunca podré encontrar:

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”

Servando, Mama… Amaros como nunca, porque el amor… todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta…"








jueves, 5 de septiembre de 2013

No a la Guerra

La guerra supone el rotundo fracaso de la política. En base a eso, digo sin rodeos... No a la Guerra.
Pero no sólo a la que ahora sale en la televisión, digo a todas y cada una de las guerras que existen ahora mismo en el mundo. La única revolución que apoyo es la democrática, la revolución a través de la política. Si eso falla... si falla la libertad y la democracia, falla cualquier argumento en favor de una revolución.

Tampoco me vale que los gobiernos sean del color político que sea utilicen la demagogia y la hipocresía de la venta de armas para seguir fortaleciendo las guerras. La guerra no tiene pretexto, ni por dinero, ni petroleo, ni poder, ninguna guerra es buena, y ninguna guerra tiene vencedores porque todos son los que pierden.

Ahora tenemos una oportunidad de demostrar a la historia que evolucionamos y que olvidamos la guerra como método para solucionar las diferencias.
Ahora tenemos el principio de lo que se presupone como una gran guerra con lo que está pasando en Siria. Sea cual sea los motivos de unos y otros, la guerra no es la solución.

Existen vías políticas y pacificas para evitar la guerra. ¿Por qué la ONU no fija una norma de denegar la compra y venta de todos los productos de una nación que esté en guerra? Ningún gobierno entraría en guerra, sabiendo que ningún país le iba a comprar ni vender ni productos, ni deudas, ni petroleo, ni ningún otro tipo de producto. Esta sería una forma pacifica y política de acabar con una guerra. ¿Estaríamos dispuesto a eso? ¿O es que acaso los gobernantes prefieren la guerra para conseguir las cosas? Y si es así, ¿Por que no cambiamos a nuestros gobernantes con una gran y profunda regeneración de la política y de la democracia a todos los niveles? Yo lo tengo claro, ni estoy a favor de uno ni de otro siempre y cuando esté la palabra "guerra" de por medio. No estaré nunca en favor de ninguna revolución violenta, por buenos ideales que tenga, o por mucha razón que lleve uno u otro.