viernes, 19 de agosto de 2016

No tiene porqué celebrarse una repetición de Elecciones el 25D

Según la Constitución en su artículo 68.6 "Las elecciones tendrán lugar entre los treinta días y sesenta días desde la terminación del mandato" esta norma ha sido desarrollada en el artículo 42.1 de la Ley Orgánica 5/1985 que dice "que las elecciones habrán de celebrarse el día quincuagésimo cuarto -no antes ni después- posterior a la convocatoria" 

Por lo que a priori obliga a que sea el día 25 si se cumplen los plazos, pero si hay voluntad política podría no caer en esa fecha ya que en el articulo 21. 3 de La Ley del Gobierno en funciones dice "El Gobierno en funciones facilitará el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo Gobierno y el traspaso de poderes al mismo y limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas

Este caso es una razón acreditada además de gran interés general y, previo acuerdo de todas las fuerzas del Congreso y Senado se puede cambiar el artículo 42.1 de la Ley Orgánica 5/1985. Este procedimiento es completamente constitucional y solo requeriría una acción de todos los grupos politicos.

En resumen, se puede cambiar la fecha para que no sea un día tan señalado como el día 25 pero el PP pretende presionar al PSOE hasta límites insospechados.

jueves, 4 de agosto de 2016

Rajoy, busque en la derecha

Si hacemos un recorrido sobre toda opinión pública y publicada esta semana podemos observar con nitidez la presión enfocada hacia el PSOE. Apelan (unos y otros) a la responsabilidad de los socialistas para no evocar al país a unas terceras Elecciones Generales. Y resulta curioso por no decir cínico, que aquellos que entrelazaron sus estrategias con una pinza e impidieron un Gobierno son los que ahora, intentan presionar al PSOE para que haga justo lo que a estos dos partidos les beneficiaria.

Y es que, cada uno a su forma, pero ambos intentando proyectar toda la responsabilidad en el PSOE. Tal vez habría que recordarles los resultados electorales y pedirles a cada formación que los acepte. Porque ni los números dan para un Gobierno puramente de izquierdas como vende Podemos, ni los votos del PSOE son imprescindibles para un Gobierno del PP como señala Rajoy. Ambas mentiras han quedado evidentemente disipadas con la elección de Ana Pastor como Presidenta del Congreso.




No tiene sentido seguir poniendo el foco en el PSOE cuando es la responsabilidad de Mariano Rajoy de buscar los apoyos necesarios para su investidura. Y entre esos apoyos, sería más productivo que trabajase entre sus afines, en los que no está el PSOE. Si las derechas quieren, pueden gobernar. Para ello, Ciudadanos y PP tendrían que ceder, negociar y consensuar un pacto que agrupe a todas las derechas del congreso al más estilo “Pacto del Majestic” de Aznar en 1996.

Tal vez les falte altura de miras, o tal vez es que los vetos y las líneas rojas sean mayores que las ganas de gobernar y entonces la pregunta sería ¿Si las derechas no facilitan un Gobierno de Rajoy de verdad pretende buscar apoyos en la izquierda? ¿De verdad pretende Rajoy que olvidemos la LOMCE, la Reforma Laboral, el recorte en las pensiones, el saqueo en la hucha de las pensiones, la privatización en diferido de la Sanidad, la Ley Mordaza, el recorte en Igualdad y en Dependencia, y en definitiva el recorte en todo el Estado del Bienestar? ¿De verdad pretende que olvidemos los casos de corrupción  y la forma de gobernar dilapidando cualquier propuesta de la oposición y compareciendo en pantallas?


Nuestra responsabilidad es con nuestros votantes, y no podemos traicionar la confianza que han depositado en nosotros. Su voto fue un Sí al cambio y el cambio no es Rajoy, ni nadie del PP. En el PSOE tomamos las decisiones de manera colegiada  y la decisión unánime en el Comité Federal fue decirle NO a Rajoy. Respeten lo que hemos decidido y busquen entre sus afines.